Menú

Menú

MyLaif

Buscador

MyLaif es el blog personal de @PabloAsekas

A todo gas 7

Fast and Furious 7

Hace una par de semanas fui al cine a ver la película A todo gas 7, la octava entrega de la saga Fast & Furious y, como suele ser habitual en mí, aquí os traigo mi opinión y recomendación.

He de aclarar una cosa, no puedo ser muy objetivo con películas de esta saga puesto que la sigo desde su segunda película y la verdad es que hay un vínculo especial con toda la historia. Ya os lo adelanto ?.

Tras ver las últimas 3 películas de la saga y reconectar con la historia, fui al cine a verla con mi hermano –él también es un fan empedernido como yo– y salimos muy contentos del cine. La película aporta todo lo que esperas, y un poco más, siempre un poco más.

Uno podría pensar que las secuelas de la historia introducían personajes como si nada, que eran historias similares pero sin ningún tipo de conexión más que los nombres de ciertos personajes. Y ya cuando vimos la de Tokio Race flipamos en colores porque la única conexión con las historias pasadas eran los coches y Vin Diesel al final del film. Pero con el paso de las películas vemos que todo estaba planeado, toda la historia llevaba montada MUCHO tiempo y que esos personajes que van apareciendo "aleatoriamente" tienen un importante papel.

Furious 7 La familia

Cuando desvelaron que el orden natural de Tokio Race era en el puesto número 7 de la saga estaba expectante por saber qué pasaría luego y cómo solucionarían esa situación. Y con esta película ya lo sabemos puesto que relata lo que pasa después del final de aquella película perdida.

¿Qué podemos esperar de la película? Pues lo mismo de siempre, pero ampliado nuevamente y yendo un paso más allá. Ya lo dijo Vin Diesel: ”La parte más difícil del éxito es pensar cómo harás para superarlo” y eso es lo que han hecho una vez más, superarse. Trucos, peripecias, coches, humor, acción, peleas y ante todo, la familia.

Esta película en sí no representa gran cosa, pero al igual que un libro de Harry Potter leído de forma aislada queda raro, esta película no se puede concebir sin el resto de las producciones. La historia general de Fast & Furious lleva escrita mucho tiempo y esta película es un escalón más hacia el final de dicha historia. Un escalón que aclara y especifica mucho de lo que pasó cuando estaba en el cine y salí un poco perdido por esa historia tan rara que había visto (hablo una vez más de Tokio Race).

Esta película tiene además un toque especial, muy especial. Y es que es la primera producción que se realiza tras el trágico fallecimiento de Paul Walker, uno de los principales protagonistas. Cuando me enteré quedé muy apenado, y quedé así porque de verdad creo que todos los protagonistas de las películas han llegado a ser una familia en la que de algún modo nos han incluido a nosotros –los espectadores– como un miembro más.

Fue triste pensar en que ya no veríamos a Paul más en pantalla, en que la obra que tantos años llevaban construyendo podría no tener un final y eso se nota en este film que es un constante tributo a la imagen y logros del actor. Por suerte han encontrado la manera de recrearlo virtualmente con la ayuda de dobles de cuerpo. Ahora el trabajo que realizó durante años acabará concluyendo como estaba pensado. Fue muy emotivo ver el videoclip final en el que le despedían formalmente ante el público que le ha visto evolucionar en pantalla durante su carrera, es un vídeo con una canción muy bonita que despertó al sensible que llevo dentro.

Creo que no hace falta que os diga que por supuesto os recomiendo ver la película en el cine. Siempre es mejor verla en pantalla grande que en nuestra casa, la sensación será mucho mejor y el resultado os encantará.

Por mi parte sólo me queda esperar a que saquen las nuevas películas. La próxima ya se ha anunciado para 2017. Mientras, habrá que verse de vez en cuando todas de seguido, que ya tenemos un buen arsenal.