Menú

Menú

MyLaif

Buscador

MyLaif es el blog personal de @PabloAsekas

La privatización como forma de olvido

Antena parabolica

Llevamos unos años viendo como distintas cadenas de televisión de pago compran los derechos de emisión de algún deporte. Y es curioso como esta medida ha hecho que en la mayoría de los casos olvidemos por completo ese deporte.

Lo vimos con Roland Garros, también paulatinamente con el fútbol y el baloncesto, este año con las motos y el año que viene lo veremos con la Fórmula 1: la privatización de los deportes está muy a la orden del día y no parece que vaya a cambiar.

El problema de este hecho no es que haya que pagar por ver el partido o la carrera, el problema es que la gente que no era aficionada al 100%, si no tiene la televisión de pago contratada, perderá totalmente el contacto con ese deporte. Hace unos cuantos años, muchos aficionados sabían más o menos como podía ir el torneo Roland Garros, solo por el simple hecho de que lo emitían por una televisión pública. Hoy día preguntas a alguien y, si no es fan del tenis, no sabrá decirte ni la mitad de la información que te daban hace una o dos décadas.

Con el fútbol no pasa lo mismo porque es el deporte más popular en España pero si que se nota que la gente no está tan al tanto de los resultados globales. Esos partidos que echaban un domingo entre dos equipos menos favoritos antes eran vistos por mucha gente, aunque ninguno fuese su equipo. Ahora, esa gente que no ha contratado el servicio de pago se dedica a ver una película, un programa, leer, etc.

Television rota

El mejor ejemplo que tengo ahora mismo sobre este suceso es el de las motos (Moto 3, Moto 2 y Moto GP): Todas las carreras, con sus entrenamientos y clasificaciones, son emitidas por privado. Mediaset solo emite las carreras, X horas después, salvo un número determinado de eventos que puede cubrir en directo. Esto hace que los aficionados que no queremos pagar todo el precio de la TV de pago (para solo disfrutar del deporte) nos busquemos medidas externas para disfrutar del contenido y que la gente que lo veía pero que no le preocupaba tanto deje de verlo, ya sea porque no hay tanta publicidad del evento o porque la retransmisión es demasiado tarde (ha habido carreras cuya emisión en diferido ha empezado a las 12 de la noche).

En mi caso, me gustan las motos, disfruto mucho viendo las carreras, con sus diferencias, su emoción, etc. pero llevo sin ver una clasificación desde el año pasado. El hecho de tener que recurrir a Sopcast (en mi caso) para ver el evento en directo hace que pierda cierto interés. No me sale a cuento buscar un buen enlace, que esté en el idioma que desee, ponerlo antes a cargar para que no tenga problemas y por último estar atento por si la conexión tiene problemas para cambiar rápido y no perderme ningún detalle.

Con las carreras lo hago, porque son carreras, pero para algo como la clasificación o el previo no merece la pena, pienso en ello y me da pereza, prefiero esperar y ver más tarde el resultado. Y si eso me pasa a mi que me gusta este deporte, no se que le pasará al que en su momento solo veía las carreras cuando las daban en abierto.

Las razones por las que no contrato la televisión de pago son varias, y ninguna las trataré en este momento, pero no puedo parar de pensar en qué se convertirán estos deportes menos populares que el fútbol cuya emisión ha pasado a ser privada. El tiempo nos dirá si su popularidad general ha descendido o si por el contrario ha aumentado.

Ojo, no quiero decir que la privatización sea mala en estos casos, a pesar de que hay que pagar por verlo, probablemente cubran mejor el evento, muestren más información, etc. pero le llega a muchas menos personas, que es a eso a lo que voy. Y me da pena, me da pena que un deporte que cuenta con cierta popularidad pueda decaer en importancia solo por el simple hecho de dejarse de emitir para todo el mundo.