Menú

Menú

MyLaif

Buscador

MyLaif es el blog personal de @PabloAsekas

Rediseñando el uso de mi iPad

Mi homescreen en el iPad

Tengo un iPad desde hace casi 3 años, me lo autorregalé por mi cumpleaños ya que el de mi padre me llamó mucho la atención. Desde entonces, lo he estado usando intermitentemente hasta que me cansé de esos largos periodos de inactividad y decidí reimaginar el uso que quería darle.

Dos o tres meses han pasado desde la última vez que lo usé a fondo, por eso ha estado en mi habitación muerto de risa y sinceramente, es un producto que me gustaría volver a usar porque para adornar… ya están los cuadros. No lo usaba porque había una serie de motivos por los que pensaba que no podría sacarle mucho más partido:

  • iOS 8 en mi iPad 3: iOS 7 iba un poco a pedales y si le metía iOS 8 la cosa se podría poner un poco mal. Pregunté y la recomendación general fue de no hacerlo.
  • Compatibilidad con iCloud Drive: sin iOS 8 mis aplicaciones no eran compatibles con iCloud Drive de modo que no podía hacer algo tan sencillo como escribir este artículo y editarlo en el ordenador.
  • Desactualización de aplicaciones: como no metí iOS 8, la mayoría de las aplicaciones estaban desactualizadas, eso hace que los errores persistiesen sin posibilidad de que nada mejorase.
  • iOS no está 100% diseñado para crear contenido: esto es así por mucho que lo diga Apple, de modo que realizar muchas tareas es difícil y encontrar un uso para el iPad era complicado.

Tras pensarlo un poco decidí que eso no podía seguir así, tenía que usarlo como fuese y por ello debía pasar por la actualización. Así que lo hice, instalé iOS 8 y le asigné un uso particular al dispositivo.

iOS 8 en un iPad 3

Como ya os he comentado, pregunté y en general me dijeron que iba a ir mal. Sorpresa la mía al ver que iba muy fluido, no había problemas con casi nada y todo funcionaba muy bien. Obviamente siempre hay fallos pero no me esperaba que reaccionase tan bien, más que nada porque sé como se comportan ciertos dispositivos cuando Apple dice que son compatibles pero en realidad todos sabemos que no.

De este modo me cargué la mayoría de mis problemas de compatibilidad, rendimiento y el tema de las aplicaciones. Por fin me deshice de todas las actualizaciones que tenía pendientes y pude beneficiarme de la modesta sincronización con iCloud Drive, aunque todavía me quedaban algunos temas pendientes.

Rediseñando su uso

Yo usando el iPad

Como os he dicho antes, por mucho que lo diga Apple, ahora mismo el iPad no puede ser un creador de contenidos al 100%, si que es verdad que puedes crear cosas pero actualmente son pocas las cosas que puedes acabar, ya trataré esto más adelante.

De modo que me encontraba ante el dilema de ¿Cómo usar mi iPad? Si no creas contenido, lo consumes, y siempre me ha fascinado lo increíble que es navegar por Internet con este cacharro. Y así lo enfoqué, al consumo de contenido tanto escrito como visual aunque con pequeñas aplicaciones que me ayudasen parcialmente con alguna tarea (como la escritura de este artículo).

Por ello uso aplicaciones como Pocket, Instapaper, iBooks, Medium, StumbleUpon, YouTube, Overcast y algunas redes sociales. Aunque también tengo iA Writer, Pages, GarageBand, etc. por si en algún momento necesito avanzar algo.

Me canso bastante de estar en mi escritorio trabajando o navegando por Internet y eso hace que muchas veces sólo lea el titular en vez de un artículo completo. Pero ahora, si el titular me llama la atención, lo mando al iPad y lo leo más tarde mientras desayuno, como, voy a la universidad o me relajo en el sillón. De esta forma aprovecho una de las principales ventajas del iPad, la movilidad.

Así pues le he dado vida de nuevo a un maravilloso dispositivo que estaba cogiendo polvo y con el que voy a poder estar más puesto en el mundo de la información gracias al uso que he decidido darle. Era un tema que me tenía un poco mosca porque no paraba de pensar en que tenía un iPad y que no lo usaba, pero ahora estoy muy contento.