Menú

Menú

MyLaif

Buscador

MyLaif es el blog personal de @PabloAsekas

Mi viaje a Granada

Panoramica de la alhambra de dia

Cada verano suelo intentar salir de España, pero este año se han torcido las cosas y, si queríamos disfrutar de unos días de turismo, teníamos que hacerlo dentro del país. Cosa que no ha sido mala idea.

Este año, Granada ha sido nuestro destino elegido. Una ciudad repleta de arte y arquitectura que nunca había visitado (mi novia sí), y que pintaba muy bien desde el principio debido a los preparativos previos del viaje.

El viaje

A la hora de planear un viaje, hay que tener dos cosas en cuenta principalmente: el transporte a usar y el sitio dónde pasarás la noche. Con esta premisa, os voy a relatar cuál fue el razonamiento que seguimos para acabar contratando el viaje final.

Autobús

Autobus Alsa

Soy un adicto al coche, me encanta conducir, me encanta la libertad que da y me encanta disfrutar íntimamente del viaje en sí. Pero si queríamos hacer un viaje medianamente económico, no era una opción, y más teniendo en cuenta que el centro de Granada está cortado al tráfico y que hay que aparcar en garaje casi seguro. De modo que sólo usaríamos el coche para el viaje en sí, no para movernos por la ciudad.

Por ello decidimos ir en autobús con Alsa. Un viaje directo con una parada por un precio económico. El viaje tenia una duración de 5 horas y se cumplió perfectamente, no hubo problema alguno tanto en la ida como en la vuelta y, encima, el autobús contaba con cuarto de baño por si había alguna necesidad (la hubo).

Nos alegró saber que teníamos conexión personal para cascos y varios canales para escuchar música o disfrutar de las películas y series que nos pusieron. Todo ello nos hizo más ameno el viaje. El autobús contaba también con Wi-Fi, pero como no teníamos problemas de datos, no nos hizo falta.

Airbnb

Desayuno piso alquilado Airbnb

Por primera vez, hemos usado la página web Airbnb (si os registráis, os lleváis 30€ para vuestro próximo viaje) y el resultado fue un absoluto éxito.

Airbnb es una web en la que personas como vosotros y como yo podemos poner nuestra casa, o alguna habitación de esta, en alquiler para que otros viajeros la usen. Los propietarios ganan dinero, y lo más probable es que los viajeros ahorren dinero con respecto a un hotel.

El motivo por el cual miramos la web fue porque cualquiera puede poner su casa a disposición del público, eso supone que hay infinitas ubicaciones posibles, con muchos precios posibles. Lo que se traduce en posibilidades, muchas posibilidades. Y entre esas posibilidades salió algo muy interesante para nosotros. Una habitación doble en el centro de Granada, con desayuno incluido y a un precio muy asequible.

Vistas desde el piso de Airbnb

Era tan céntrica que se veía la Catedral de Granada desde el salón, la mismísima puerta. Nuestra Anfitriona nos atendió desde el primer momento, antes de contratar nada. Nos resolvió todas las dudas que podíamos tener de su casa y la ubicación, y se mostró igual, o más agradable cuando estuvimos allí.

Otra de las ventajas de irse a la casa de una persona que vive allí es que puedes conocer todo tipo de sitios geniales, consejos y detalles en general de la ciudad. Y así lo hizo, amenizándonos un montón el viaje y su preparación.

Elegimos Airbnb por la filosofía que hay detrás de la empresa y porque sé que tienen una respuesta increíble en caso de que te pase algo malo. He visto varios ejemplos de personas que tenían problemas porque el anuncio era una estafa y el respaldo de la empresa ha sido genial.

Lugares de interés

Granada no es muy grande, por lo que los sitios que visitamos no fueron muchos, pero si me gustaría comentarlos:

Barrio del Realejo

Raquel y yo tomando algo barrio del realejo

Nuestra Anfitriona nos recomendó dar una vuelta por este barrio y tomarnos algo en la Plaza del Principe. Poco que destacar sobre esto la verdad. Calles estrechas y decoración curiosa de algunos edificios. En la Plaza del Principe hay varios bares con cartas diferentes que podéis visitar, nosotros nos decidimos por uno que tenía una buena oferta en bebida y tapas normales y variadas.

Aunque como dato curioso mencionaré que no sabían lo que eran las braviolis. Cuando se las pedimos nos miró con cara rara sin saber a qué hacíamos referencia. Nos chocó muchísimo porque jamás pensamos que podría ser algo no conocido, es decir, bravas + alioli = bravioli. Lo bueno es que tras explicarlo no hubo problema, aunque la reacción del camarero fue muy graciosa.

La Catedral de Granada

Catedral de Granada Raquel y yo 1

No soy de iglesias y catedrales, pero ya he aprendido la diferencia entre ser religioso y no privarte de la arquitectura y el arte que tienen en su interior. Por ello, visitamos la Catedral de Granada que, como he dicho, estaba a dos pasos de nuestra casa. Los alrededores los veíamos siempre que íbamos y veníamos así que no nos centramos mucho en ello, fuimos directamente al interior.

La entrada era de 4€ por persona, y si bien especifica que no está permitido hacer fotos, nadie te pone problema para ello. Además, sería un delito impedir que se inmortalizase lo que hay ahí dentro.

Es muy grande y alta. Sorprende lo blanco que es todo y el contraste con el dorado de su decoración. Podría intentar hablaros sobre los motivos que hay en la pared, lo que representan y demás, pero entre que no lo sé, y que tampoco me importa mucho…

Catedral de Granada Raquel y yo 5

De lo que sí os voy a hablar es de los órganos. Dos, altos y esbeltos, en el medio de la Catedral para que se oigan bien. Realmente me hubiese gustado oírlos, pero entre que hay que escucharlos cuando dan misa, y que lo más probable es que no se toquen porque quitaron el coro hace un tiempo, me quedé con las ganas.

La capilla mayor es lo más impresionante. Realmente impresiona, alta, abovedada con muchas esculturas, vidrieras y decoración dorada. Es circular y está ahí, sin más, algo que impresiona mucho.

Hay un pequeño museo con cuadros, tapices y objetos de los distintos curas que han pasado por allí, y los distintos trabajos de los artesanos y artistas de la época.

Techo de la catedral de Granada

También hay acceso a la sacristía, que tiene unas cuantas obras en forma de cuadros y estatuas.

A mí me llamó la atención qué era todo y lo impoluto y puro que parecía para lo que estoy acostumbrado a ver. Las personas amantes del arte y los religiosos disfrutarán mucho más con la visita porque sabrán qué es lo que están apreciando.

La Alhambra

Panoramica de la alhambra de dia

Si fuimos a Granada fue principalmente por La Alhambra, había oído hablar tanto de ella que ya tocaba visitarla.

Decidimos comprar la entrada online, pero la cosa es muy graciosa: compras la entrada online, tienes que ir a sacarla a un cajero —pero sólo valen los de allí— y por último, tienes que esperar un rato para canjear la entrada por una que tenga código de barras y poder entrar al recinto. Es de risa.

Encima, para colmo, resulta que para demostrar que eres joven y ahorrarte 5€ en la entrada no vale con SER JOVEN, o ser universitario, no. Tienes que tener un carné joven europeo que ya te cuesta entre 4 y 6 euros, porque claro, tener 21 años no es prueba suficiente para aplicar un descuento destinado a las personas jovenes.

Total, que después de liarla por Internet con la basura de web de Ticketmaster, escoger el horario, sacar los tickets en un cajero, esperar para canjearlos en la propia Alhambra y, por último, pagar 5€ cada uno porque “no hemos demostrado que somos jovenes”, conseguimos entrar.

Raquel y yo en La Alhambra

Desconozco cuanta gente sabe esto, pero nosotros no lo sabíamos, así que voy a aclararlo por si acaso: al comprar las entradas hay que escoger una hora, esa hora es sólo para entrar en una parte de la Alhambra (los Palacios Nazaries para ser exactos). No significa que a esa hora entras en el recinto, significa que a esa hora empieza tu visita a esa parte de la Alhambra.

Lo quiero aclarar porque debido a eso tuvimos que ir con bastante rapidez el resto del recorrido, ya que no lo tuvimos en cuenta y luego nos pasó factura a la hora de ver el resto de cosas. Nosotros pensábamos que a esa hora empezaba nuestra visita general. De ahí el error.

Patio de Los Leones

Una cosa que no entendí fue el hecho de que al entrar a los Palacios Nazaries te pidan ir con la mochila por delante. Esto lo dicen para que no roces con las paredes y no desgastes el entorno. Hasta aquí bien. Lo que no entiendo es que te lo pidan pero luego consientan que la gente manosee cada centímetro del recorrido. Vi a gente acariciando las paredes, las puertas y las columnas como si diesen suerte, y para colmo, los guardias de seguridad no decían nada. Eso sí, ponte la mochila detrás para hacerte una foto y verás como sí que se percata y van a llamarte la atención.

Una vez criticado lo que realmente me molestó, es hora de hablar de la visita en sí.

El lugar es espectacular. Realmente bonito. Mezcla culturas, lujo, épocas, arquitectura, diseño, esculturas, obras, tácticas de guerra y defensa…

Raquel en los jardines de La Alhambra

Realmente se aprecia el cambio temporal en cada palacio o edificio al que entramos, mola mucho apreciarlo.

Ves cosas que no estás acostumbrado a ver. Decoraciones muy exóticas y mucho lujo. Me encantó y fascinó el detalle del agua corriendo por todos lados. No sé cómo lo harían pero es alucinante. Al igual que el Generalife, la parte que más me gustó.

Fuentes del Generalife La Alhambra

A pesar de todos los incidentes, es una visita increíble. Realmente alucinante. Me hubiera gustado mucho ir con más tranquilidad, pasear por esos fantásticos jardines y disfrutar mucho más de la última parte de la visita (el Generalife en mi caso).

Planificad bien vuestra visita, acudid con tiempo y pasaréis un día increíble descubriendo los palacios y la cultura que ellos albergan.

Capilla Real de Granada

Capilla Real de Granada

La Capilla Real de Granada es el lugar donde enterraron a Los Reyes Católicos. Está al lado de la Catedral de Granada y tiene un precio de 4€ por persona también.

Dicha capilla cuenta con dos sarcófagos en homenaje a los Reyes Católicos y a Juana la loca junto a Felipe el Hermoso. Están tallados en mármol y son alucinantes. Creo que nos pudimos tirar más de media hora contemplado las esculturas con las que estaban adornadas, pensando en el tiempo que deberían haber tardado para hacer eso (y sorprendiéndonos de lo bajo que era) y, en general, disfrutando de esas piezas de arte.

Sarcofagos de los Reyes Catolicos

En la parte inferior de los sarcófagos se encuentran los ataúdes de todos los enterrados. Está acomodado de modo que cualquiera puede descender y verlo con sus propios ojos, aunque no tiene mucho misterio para ser sinceros.

La Capilla además cuenta con objetos personales de Los Reyes Católicos a la par que obras religiosas realizadas por artistas conocidos de la época (como bien me hizo ver mi churri) en una sala contigua a la principal con breves explicaciones sobre qué son los objetos y para qué eran.

Un poco más de historia, esta vez dedicada únicamente a los Reyes Católicos, que merece la pena ver.

Mirador de San Nicolás

Panoramica La Alhambra de noche

Independientemente de si vais a La Alhambra o no, el mirador de San Nicolás es un punto de Granada que no os podéis perder. Está en el barrio del Albaicín y desde él obtendremos una vista panorámica de la ciudad de Granada incluyendo La Alhambra.

Nosotros fuimos andando y la subida puede costar, callejeamos bastante pero conseguimos llegar sin problemas. La bajada fue bastante más amigable porque, bueno, porque era una bajada.

Decidimos ir por la tarde-noche puesto que La Alhambra la habíamos visto de día (La Alhambra y las vistas de Granada que se ven desde La Alhambra). Suele estar lleno de gente, pero con un poco de paciencia se consigue un hueco para sentarse y disfrutar de las fabulosas vistas.

Raquel y yo en La Alhambra

Lo mejor de esa experiencia fue ver el cambio de luz. Cómo se iba oscureciendo el cielo y a la vez se iba encendiendo la ciudad. Por eso os recomiendo ir a esas horas si vuestra entrada a La Alhambra no es nocturna.

Es una de esas vistas que te dejan mudo. No es que sea impresionante, sino que hay tantas cosas que observar y es todo tan amplio que realmente en lo único que te centras es en mirar lo que tienes delante de los ojos. Si a eso le sumas el paso del tiempo, obtienes una experiencia muy agradable disfrutando de una ciudad que tiene muchísima historia.

Granada

Panoramica de Granada

La ciudad en sí también es un punto de visita interesante. Es muy amena de recorrer, y gracias a la prohibición de la circulación de coches por el centro, más aún. Mola mucho ver rasgos antiguos y nuevos. Por un lado observas la historia que guarda y preserva, pero por otro lado ves como eso no supone un problema para la evolución haciendo que las calles y paseos luzcan muy bien.

Como nuestro alojamiento estaba en el mismísimo centro, podíamos ir a todas partes andando, a todas. Sólo necesitamos transporte para ir y volver a la parada de autobuses y para ir a La Alahambra. Eso nos permitió movernos libremente por toda la ciudad sin ningún problema. Subiendo y bajando. Con sus grandes paseos y su río (aunque estaba bastante seco).

Comida

Comiendo tapas en Granada

Llegamos a uno de los puntos que más disfruté, la comida. Y eso que no comimos nada raro ni especial. Es simplemente la costumbre de la comida allí.

Granada es sinónimo de tapas. Hablas de Granada y la gente siempre comenta sus tapas, y no es para menos la verdad. A cada sitio al que ibas y pedías una caña te la ponían con un plato de comida más o menos variado, pero siempre bien dotado.

Nosotros, acostumbrados a las “tapas” de Madrid (un platillo de patatas fritas o frutos secos variados) llegamos allí y flipamos. Por un total de 6€ podíamos comer los dos sin ningún tipo de problema. Además, como no teníamos que coger el coche, podíamos beber cuanto quisiésemos.

Mas tapas de Granada

En ese sentido, además, debemos agradecer a nuestra Anfitriona el que nos recomendase buenos sitios a los que acudir para que no nos timasen, eso hizo que invirtiésemos mejor nuestro dinero obteniendo mejores resultados.


Raquel y yo tomando te en Granada

Ha sido un viaje raro, empezamos tardando mucho en fijar los detalles, pero al final pudimos realizarlo perfectamente y con muy buenos resultados.

Guardaré un gran recuerdo de este viaje y volveré para disfrutar de la ciudad sabiendo un poco mejor cómo funcionan las cosas y cómo hacer que la experiencia sea aún mejor.

También me llevo aprendido que el hecho de no llevarme el coche siempre no es malo, al contrario, puede ser muy positivo. A su vez, Airbnb es un sistema que funciona muy bien y no será la última vez que lo utilice, eso está claro (es más, lo hemos utilizado para el alojamiento en la final del mundial de MotoGP).

En la etiqueta Granada de este mismo blog podréis ir viendo todas las fotos que he hecho en el viaje.